miércoles, 3 de noviembre de 2010

Debo apretarme el cincho

Debo apretarme el cincho, en esta época carente de ti. Con esta dieta extrema, consumiendo solo tus ausencias, mi alegría, y no mi pasión, se está quedando en los huesos.

3 comentarios:

  1. Y abrigarnos bien del invierno sin encuentros...

    ResponderEliminar
  2. mmm... la dieta obligatoria: el hambre

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, el invierno sin encuentros se plantea crudo.

    uuy, sí, y hambre de caricias. Cómo se adelgaza la alegría. Hasta de mal humor se pone uno.

    Me llega que me entiendas ;-)

    Saludos

    ResponderEliminar